¿Son las vacaciones un placer, o una necesidad?

Estamos a las puertas de un merecido descanso estival. Llevamos todo un año esperando poder por fin desconectar, dejar de madrugar, romper con la rutina diaria y hacer lo que nos dé la gana, sin ningún horario establecido para ello. Pese a todo ello puede que te estés planteado si las vacaciones son un placer o una necesidad.

Vamos a tratar en el artículo de hoy qué beneficios supone para nuestro organismo y para nuestra salud, las tan deseadas vacaciones.

BENEFICIOS DE LAS VACACIONES

Numerosos estudios científicos hablan sobre los efectos que los descansos vacacionales tienen sobre nuestra salud y bienestar. Así como de cuánto dura el efecto, una vez terminadas las mismas.

Sin duda el beneficio mayor está en la disminución de la carga de estrés provocado por la rutina diaria, las jornadas maratonianas dónde prácticamente nos sumergimos en una carrera de relevos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Es precisamente este ritmo el que más se ve afectado durante los períodos vacacionales, mitigándose la percepción de estrés de una manera considerable y muy beneficiosa para nuestra salud.

Un estudio de la APA (American Psychological Association) realizado con obreros, comprobó cómo estos efectos de disminución en la percepción del estrés se sostenían incluso un mes después de haber disfrutado de las vacaciones.

Si atendemos a estos datos, podemos decir que la vuelta al trabajo tras un período vacacional, puede ser una de las épocas más productivas del año al volver con una sensación de plenitud, sin estrés y con las “pilas cargadas”.

Es importante tener esto en cuenta sobre todo si has dejado algún proyecto, trabajo o cualquier otra actividad pendiente para la vuelta de vacaciones. Aunque el estudio también afirmó que pasado este mes, la percepción volvía a estar en valores previos a las vacaciones.

 

Entonces, las vacaciones son una necesidad, además de un placer…

Podemos decir que las vacaciones son potenciadoras extrínsecas de nuestra creatividad. Nuestro cerebro es un músculo, y como tal se entrena; si somos capaces de darle más y más información de lugares o actividades nuevas estaremos estimulando nuestro pensamiento creativo.

Otros estudios también citan los beneficios que las vacaciones suponen en los procesos depresivos. En anteriores artículos os citamos cómo nuestro organismo es capaz de regular los estados de felicidad a través de la secreción de las llamadas “Hormonas de la Felicidad” (Serotonina, Noradrenalina y Triptófano).

Pues bien las actividades que realizamos durante las vacaciones son actividades que ayudan a que nuestro organismo segregue estas hormonas a través del placer que supone realizarlas. Cuantas más hormonas seamos capaces de secretar, mayor será nuestra sensación de felicidad, y como consecuencia menor serán los sentimientos depresivos.

Beneficios de las vacaciones:

  • La disminución del estrés y de los sentimientos depresivos provocan a su vez la mejora de nuestro estado anímico, por lo que también podemos afirmar que las vacaciones, dónde conocemos nuevos lugares y realizamos actividades que están fuera de nuestra rutina, hacen que nuestro cerebro libere dopamina, conocida como la hormona del placer.
  • Otro beneficio asociado a las vacaciones es el de sentirnos con las “pilas renovadas”. Ello se debe principalmente a que destinamos más tiempo a estar al aire libre y tomar el sol; y es precisamente la radiación solar la que permite la síntesis de la vitamina D, proceso al que se conoce como fotobiogénesis. Este proceso permite que nuestros huesos estén fuertes, y es precisamente esa sensación de fortaleza la que nos hace sentirnos cargadas.
  • Existen estudios que asocian los períodos de descanso con una disminución de padecer enfermedades cardiovasculares. Esto ocurre tanto en hombres como en mujeres, independientemente se dediquen a actividades económicas urbanas o rurales. Algunos de estos estudios hablan de cómo, no disfrutar de al menos un descanso anual está asociado a un mayor riesgo de sufrir infartos.

Como conclusión

Podemos decir que las vacaciones son un placer, pero más aún son extremadamente necesarias para nuestra salud. Es fundamental alternar períodos de trabajo con turnos vacacionales si queremos mantenernos sanos tanto física como mentalmente.

Así que si aún estabas dudando si merecía o no la pena coger unos días espero que los datos de éste artículo te ayuden a resolverlo. Puedas cogerte una, dos , tres o cuatro semanas, lo importante es que lo hagas, ya que la salud y bienestar del resto del año dependen de ello. Os deseamos unas felices vacaciones!!

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies