La educación a día de hoy en materia alimentaria es una de las asignaturas pendientes de nuestra sociedad. En nuestro nuevo artículo SOStenibilidad Alimentaria, mirando al futuro; vamos a tratar desde una perspectiva 360º ésta realidad.
Se ha evolucionado algo en materias como igualdad, valores y acoso escolar, pero siguen siendo áreas de mejora. Sin embargo a nivel de educación alimentaria no ha habido avances, ya que ni siquiera ha habido preocupación, pese a que los datos de obesidad infantil son alarmantes en nuestro continente.
La Sostenibilidad Alimentaria es una materia que desde mi perspectiva, debe tratarse desde la Alimentación y desde el impacto medioambiental que la alimentación tiene.

Datos sobre la obesidad infantil

La obesidad en general, y la infantil en particular así como el sobrepeso, se consideran desde hace ya unos años Pandemia. Una pandemia es una enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región.

Algo tremendamente alarmante y que estamos provocando nosotros mismos desde el desconocimiento de una materia tan importante como la Nutrición. A través de malos hábitos alimentarios, tanto de consumo de alimentos como de pautas nutricionales.

“La OMS destaca que el auge de ésta pandemia no atañe sólo a los países desarrollados sino también a aquellos menos desarrollados y con menos recursos. Es un problema que encontramos con mayor incidencia en medios urbanos, quedando los rurales más favorecidos, un punto importante que trataremos más adelante”. (https://www.who.int/dietphysicalactivity/childhood/es/)

Se estima que al cierre del dos mil dieciséis había casi 41.000.000 de niños en todo el mundo, menores de cinco años, con problemas de sobrepeso u obesidad. He querido poner la cifra en números para que os deis cuenta de la magnitud del problema.

Más de la mitad se concentraban en Asia, de lo que se desprende que el problema ya no se encuentra sólo en los países con más recursos que tienen a su alcance el acceso a comida rápida, sino también en aquellos más deprimidos en los que no existe acceso a la información acerca de las fatales consecuencias de un problema como el sobrepeso o la obesidad infantil.

EFECTOS DE LA OBESIDAD

  • La probabilidad de padecer obesidad en la etapa adulta es un  50% mayor, en aquellas personas que han padecido obesidad infantil, es decir, la obesidad infantil es un factor de riesgo, pudiendo producir obesidad adulta a la mitad de los niños o niñas que la padecen.
  • La obesidad y el sobrepeso suponen también un factor de riesgo en la aparición de enfermedades tales como diabetes, hipertensión arterial, problemas cardíacos, renales, respiratorios así como trastornos locomotrices, que repercuten no sólo en la salud de nuestros menores sino también en su bienestar.
  • Piensa que, los niños y niñas qué debido a su sobrepeso no pueden realizar ciertas actividades, sufren frustración. Una frustración que en edades tan tempranas pueden suponer trastornos a largo plazo, con la consiguiente merma en su autoestima.

Por todos éstos factores tenemos que considerar la importancia de educar a nuestra descendencia en prácticas nutricionales saludables. Es un problema de Salud Pública, y debería ser el mismo Estado el que promoviese desde las aulas medidas de prevención que deberían ser apoyadas desde los hogares. Pero como esto es todavía una utopía en algunos lugares, voy a hacer lo posible por facilitaros los primeros pasos desde éste artículo.

Sensibilidad Alimentaria desde la Nutrición

El término sensibilidad lo he puesto precisamente por su connotación. Sensibilidad es la capacidad de percibir sensaciones a través de los sentidos. Es la capacidad que tenemos de procesar lo que vivimos a través del gusto, olfato, vista, tacto y oído.
Y es ésta trascendencia, la que deberemos experimentar nosotras primero, y hacer experimentar a ellos después, a través de la alimentación.

En un artículo os comenté la importancia de no imponer patrones a nuestras hijas e hijos, sino de hacer que ellos mismos los experimenten, los testeen, los filtren a través de sus sentidos y los integren poco a poco, a su ritmo. (Te dejo aquí el artículo).

La sensibilidad alimentaria pretende ser un medio de prevención, un modelo educativo que podamos inculcarles desde los primeros años de vida

CLAVES DEL ÉXITO DE ÉSTE MODELO

  • Primero dales información al alcance de sus posibilidades de comprensión en función de su edad. Deben conocer cuáles son los alimentos más sanos (todos aquellos alimentos naturales) y cuáles los más insanos (alimentos procesados). Es una realidad, estos alimentos existen, y encima saben bien. De ahí la importancia de hacerles saber que no deben ser consumidos habitualmente, aunque les gusten.
  • Explícales que el cuerpo necesita de una serie de sustancias fundamentales para su correcto crecimiento y si, no le facilitamos estas sustancias no podrán desarrollarse correctamente. Puedes hacer símiles. Si tienes en casa alguna mascota pónsela de ejemplo: imagina si no le damos a “puppie” su alimento, ¿Qué crees que le pasaría?. Deja que tu hija o hijo procese ésta información, la canalice a través de sus sentidos, se sensibilice y vea la importancia que tiene la alimentación.
  • Pídele que te ayude a elaborar la comida. Quizás podéis hacer una recetario de comida sana, con fotos sacadas de internet. Implícale en el proceso, sólo experimentando desde sus sentidos podrá incorporar nuevos conceptos.
  • Prepara tus propias galletas caseras, bizcochos o tortitas y deja que te ayuden. Será una manera de pasar ratos divertidos y de controlar lo que comen. Al ser un receta casera puedes controlar el aporte de azúcar de esas galletas. Puedes ir probando a echarle a la receta menos azúcar, o sustituirla por miel, sirope de agave, panela, azúcar morena o cualquier otro glúcido con menor índice glucémico, o añadirle pepitas de chocolate puro. Otra buena idea es utilizar manzana rallada en vez de azúcar.
  • Elabora un menú semanal a partir del recetario que habéis creado. Enséñale la importancia de tener una alimentación variada y deja que ellos mismos elaboren el menú como si de un problema de matemáticas se tratase.

Sensibilidad Alimentaria y su impacto en el Medioambiente:

La sensibilidad medioambiental hace referencia al impacto que nuestro consumo tiene sobre nuestro ecosistema.
El modelo de consumo actual está muy cuestionado. Quizás os parezca que hablar de cambiar el modelo de consumo pueda parecer pretencioso y difícil de conseguir, pero tengo que deciros que es mucho más fácil de lo que pensamos. Los consumidores tenemos la clave. Basta con dejar de consumir aquello que no cumple con lo ecológicamente correcto. La bajada del consumo obligará a las empresas a cambiar de estrategia y dar respuesta a lo que el consumidor demanda.

¿QUÉ DEBEREMOS TRANSMITIR A NUESTRAS HIJAS E HIJOS EN ESTA MATERIA?

  • Los productos naturales de producción local como frutas, verduras, carnes, aves, pescados y lácteos, suponen una menor contaminación ya que se ahorra en su transporte. Podréis adquirirlos en los mercados locales, tiendas especializadas así como en los mercadillos semanales. Es importante ir a lugares de confianza, que garanticen su procedencia. 
  • Enséñales a comprar con bolsas de tela o de papel, y que eviten coger alimentos envasados. Todo lo que va a la basura contamina, por lo que es importante que vean y piensen cuantas cosas tendrán que tirar a la basura al llegar a casa, de todos los productos comprados. 
  • Tienen que conocer también que si todas las personas consumimos carnes a diario, necesitaremos producir más carne, y dicha producción es altamente contaminante, por lo que debemos moderar el consumo de éstos alimentos.  
  • Tienen que saber que las empresas producen en función de la demanda, explícaselo con palabras fáciles de entender para ellos, pero que sean conscientes que ellos tienen el poder de decidir qué comprar y que no, y ese poder permitirá que las industrias y mercados cambien su manera de producir sus productos. 
  • Ensénales la existencia de productos ecológicos, cuyos procesos de cultivo, producción y envasado nos garantizan que cumplen con la normativa a nivel ecológico. Cada vez consumimos más éste tipo de alimentos, y gracias a este consumo sus precios han disminuido, por lo que son más asequibles. 
  • Por último enséñales a reciclar.
  • Sensibilízalos con el medioambiente. Llévales a un parque, a un bosque o cualquier arboleda cercana, o incluso a la playa si vives en ella. Pregúntales como se sienten en esos lugares, si disfrutan más o menos que en el asfalto. Haz que conecten con la naturaleza, que la quieren, que se sensibilicen con ella.

Porque aquello que quieres es lo que cuidas, y estamos en un punto de tomar conciencia de la importancia de cuidar de nuestro planeta.

En definitiva educa a tus hijas, hijos, sobrinas y sobrinos o cualquier otro menor de tu entorno, en SOStenibilidad Alimentaria ya que es su garantía de futuro, tanto a nivel físico y de bienestar como a nivel de sostenibilidad medioambiental.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies