Con éste título, Prevenir es sinónimo de Dedicación, vamos a abordar la importancia que tiene, dedicar tiempo a observar nuestro cuerpo, como medida de prevención.

Porque tal y como dice el refrán, es mejor prevenir que curar 

Cuando hablamos de prevención nos referimos a todas aquellas acciones encaminadas a anticiparnos a lo que pueda venir, sin saber si quiera si vendrá o no. 

Prevención es sinónimo de Dedicación

En efecto la importancia de la prevención radica en la capacidad que desarrolles a la hora de dedicarte tiempo a tí misma.

Apuntarte a una actividad física o mental: yoga, pilates, meditación, spinning, fitness, denota tú preocupación por estar sana, lo que es sinónimo de prevención.

Dedicarle tiempo a hacer la compra, a preocuparte por los alimentos que introduces en tu cesta es otro indicador de que prefieres prevenir, evitando comprar todos aquellos alimentos que puedan resultar nocivos para tu salud.

Dedicarle tiempo a las relaciones personales, pareja, familia y amistades es otro factor clave en la prevención. La culpa de ello la tienen las endorfinas que generamos cuando nos reímos y disfrutamos de los buenos momentos. Estas sustancias liberadas por nuestro sistema nervioso, producen una sensación de felicidad y biensestar en nuestro organismo. Lo que favorece nuestra salud y nos ayuda a “inmunizarnos”.

Está estudiado que las personas que mantienen una actitud positiva y feliz ante la vida tienen menos predisposición, a enfermarse y si lo hacen evolucionan mejor si mantienen dicha actitud positiva. Es decir, mentalmente tenemos la capacidad de predisponernos a enfermar sólo con nuestra actitud.

Prevención también se escribe con de C de compromiso

El compromiso con nosotras mismas, es ese valor que deberíamos cultivar desde el mismo momento que tomas consciencia del mundo en el que vivimos. 

  • Comprometerse con la salud implica, no descuidar en ningún momento el deber que supone conocer muy bien aquello que te acerca a un estado de salud plena y a su vez conocer aún mejor aquello que te aleja. Porque tal y como hemos señalado en otros artículos, estar sana no es lo mismo que no estar enferma.
  • Prevención es hacerse controles de salud ordinarios. Así como controles extraordinarios, aquellos que se producirán cuando empeore repentinamente nuestra salud, o llevemos un período de tiempo determinado padeciendo una dolencia a la que no encontramos explicación. Prevenir es también ir al médico.
  • Tenemos que comprometernos con nuestra salud, con nuestro bienestar, con nuestra seguridad, con nuestra integridad, con nuestras capacidades, con nuestras virtudes y defectos, en definitiva con nuestro paso por la maravillosa experiencia de vivir.
  • Prevención no es tener cuidado sino tener la  actitud de cuidarse.

Prevenir no es sinónimo de preocuparse, sino de Ocuparse

La prevención no debe concevirse como estar siempre en alerta, a la espera de que pueda producirse algo. Los estados de alerta generan estrés que a su vez produce alteraciones fisiológicas que pueden llevar a sufrir alteraciones tales como:

  • Mal estar digestivo: acidez, gases o estreñemiento.
  • Sensación de agotamiento, de “no llegar al ritmo de vida que tenemos”.
  • Sensación de angustia ante algo que ni siquiera ha ocurrido.
  • Alteraciones en la piel, uñas y/o cabello.
  • Insonmio.
  • Dolores musculares, que aparentemente no tienen motivo físico alguno.
  • Irritabilidad constante ante situaciones que, incluso pueden considerarse sin importancia.

Y un sinfín de alteraciones más que indican que algo no está funcionando correctamente. Deberás actuar para evitar dolencias mayores. (Puedes leer alguno de nuestros artículos relacionados).

En definitiva, el estrés enferma, y estresarnos por cosas que todavía no han sucedido no hace más que predisponernos a que sucedan, ya que nuestro sistema inmune se debilita y quedamos más expuestos a las enfermedades.

Así que no hay que tener cuidado, ni permanecer en alerta constante de sí podemos o no enfermar. Lo que sí debes es mantener una Actitud de cuidado de tu cuerpo, de tu salud física y emocional. Tendrás que cuidar la alimentación, la actividad física y las relaciones personales para que todo fluya como si de una melodía se tratase.

Prevenir es un arte, que debemos cultivar y favorecer con nuestra actitud positiva y de cuidado personal. Prevenir es sinónimo de tranquilidad, de bienestar, de compromiso y dedicación, es sinónimo de Salud plena física y mental.

“Un deseo no cambia nada, una decisión lo cambia todo” sé valiente y decide Dedicarte tiempo, Comprometerte contigo misma, Prevenir posibles males. No es un problema de tiempo, es un problema de Actitud!!

BeMind

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies