De vuelta: ¿Existe el síndrome post-vacacional?

Desde nuestro espacio damos muchísimo valor al Bienestar de todas las personas. Somos conscientes que el equilibrio emocional, el equilibrio corporal así como nuestro rendimiento y productividad están estrechamente ligados a nuestro bienestar. Cuando estamos de vuelta de nuestras vacaciones, todos estos equilibrios se ven descompensados.

En el artículo de hoy vamos a tratar aquellos síntomas que debemos tener en cuenta a la hora de comenzar con nuestra rutina tras un período vacacional, y qué estrategias podrás llevar a cabo para que te afecte en la menor medida posible.

DE VUELTA A LA RUTINA

Comúnmente a los trastornos provocados por la vuelta a la rutina se los conoce como Síndrome Post-vacacional. Normalmente se producen tras largos períodos vacacionales y con una mayor prevalencia entre mujeres y hombres con edades comprendidas entre los 40-45 años.

¿Qué síntomas debería tener en cuenta?

  • Síntomas físicos: como alteraciones del sueño, cansancio, pesadez, trastornos digestivos y transito-intestinales y falta de concentración.
  • Síntomas emocionales, que afectan al estado de ánimo, tales como: apatía, irritabilidad, angustia, ansiedad; pudiendo desencadenar en síntomas depresivos como la desmotivación.

¿Por qué aparecen éstos síntomas?

Los períodos vacacionales permiten que nuestro cuerpo rompa con la rutina diaria. Psicológicamente asociamos ésta ruptura de horarios, rutinas y actividades a un mayor bienestar, y por lo tanto a una mayor calidad de vida. Y es precisamente esto lo que nos hace resistirnos a la vuelta.

Asociamos volver a un aumento de la responsabilidad, a un ritmo frenético que nos impide descansar, a una vuelta a la rutina sin motivación aparente en la que volvemos a un estado “automático” de acción-ejecución.

Es decir, nuestro cerebro busca excusas para resistirse volver a algo que considera monótono, apático, poco divertido y desmotivador.

¿Puede ser entonces que podamos evitar caer en éstos síntomas?

Como en casi todo, la prevención es fundamental. Podemos prevenir de muchas maneras, pero recuerda que las estrategias más efectivas son aquellas con las que estás plenamente convencida y comprometida. Así que coge aquellas que más resuenan contigo y ponlas en práctica desde ya.

Tendemos a idealizar los períodos de vacaciones, pensando incluso lo bien que se estaría sin trabajar a nuestra edad. Con este tipo de pensamientos ponemos el foco en el futuro cuando lo realmente importante es disfrutar de ese momento en concreto, el presente.

ESTRATEGIAS CONTRA EL SÍNDROME POST VACACIONAL

  • Por lo tanto la primera estrategia es precisamente ésta, disfrutar de el momento actual, sea de vacaciones o sea en tu ciudad ya con tu rutina diaria. (Puedes leer éste artículo de nuestro blog)
  • Si somos capaces de disfrutar del momento también lo haremos al volver a nuestra rutina diaria, disfrutarás de volver a ver a tus familiares, amigos y compañeros. Una de las mejores estrategias al volver es sin duda propiciar reencuentros con esas personas que llevamos semanas sin ver y disfrutar de ese café, refresco o comida desde la emoción de compartir lo vivido en vacaciones y no desde la nostalgia.
  • Intenta no dejar todo para última hora, ya que añadirás más estrés a la situación. Una buena programación de las tareas diarias, dejando siempre unos 30-45 minutos para ti, también te ayudarán a llevarlo mejor.
  • Delega todo aquello que puedas. Compra enseres, alimentación, material escolar si te toca, puedes delegarlo o pedirlo online para ahorrarte tiempo.
  • Si te paras a pensar la mayoría de los colegios nunca comienzan las clases en lunes. El motivo no es otro que acortar el período de adaptación en los escolares. Habla con tu empresa y propón estrategias similares que permitan realizar períodos vacacionales con incorporaciones a partir de los martes o miércoles.
  • Compra una agenda escolar que te ayude a plasmar nuevos retos de “comienzo de curso” que te permitan motivarte hasta finales de año, período en el que probablemente puedas volver a disfrutar de unos días de descanso.

Por lo tanto piensa en volver a la rutina como algo motivador, que te permite disfrutar de momentos con compañeros, amigos y familia en tu entorno de confort que es tu casa, tu ciudad o lugar de trabajo.

Piensa que volver es sinónimo de tranquilidad, estabilidad, y porque no de motivación para empezar nuevos hábitos, retos y actividades que te ayuden a mantenerte activa para poder así llegar al siguiente período vacacional con la única motivación de disfrutar de cada momento al 100%.

No esperes que llegue el momento perfecto… toma el momento y hazlo perfecto.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies